Tokyo Mirage Sessions (Opinión)



¡Qué tal mis estimados 3 lectores! Por increíble que parezca hoy les estoy escribiendo, a escasos 2 meses de haberles escrito por última vez. Les he de confesar y adelantar que este año tengo planeado escribir al menos 5 reseñas pues se vienen juegos muy grandes e interesantes; tuvimos Xenoblade, recientemente salió Ni no Kuni II y próximos a salir están Strange Journey Redux y Dragon Quest XI ¡Vaya año!

(Nota, pausé esta reseña y me puse a hacer otras cosas y jugar otros jueguitos. Lo siento, de principios de Abril a finales de Mayo vaya que todo a cambiado drásticamente, ya encontraré espacio para venirles a llorar en forma)

Pero antes y como nos manda la tradición he de hablarles de mis menesteres en estos 2 meses: Después de Xenoblade me dediqué a buscar qué jugar, según mis planes iba a ser Monster Hunter World pero entre pagar la mensualidad de la PSN y que por culpa de Bayonetta llegué tarde con mi grupo de caza, lo decidí arrumbar. Lo sé, Bayonetta es un juego que ya había jugado y hubiera sido más interesante darle a Monster Hunter, pero amo a Bayo y sucumbí ante sus encantos.

De Bayo me debatí entre qué jugar y estuve pasando por varias opciones hasta que por fin di con el juego del cual en está ocasión les hablaré, pero eso más adelante. Les he de admitir que estos dos meses fueron bastante intensos, salí como no había salido desde la secundaria hace más de 12 años y no me arrepiento. Conviví bastante tanto con amigos como con familia, bebí alcohol como en aquellos años mozos y maravillosos, y pasaron cosas bastante interesantes.
En la escuela ya voy en la 18 de 30 y próximo estoy a celebrar el segundo año de ir a la escuela; por un lado me sorprende la relativa constancia (Aunque no sea una escuela de verdad, right?) pero creo que también es debido a que me cuesta dinero, no me gusta hacer cuentas de eso pero hacer la conversión de colegiatura a video juegos me sigue pesando. Las cosas también se están poniendo más intensas con la psicóloga, ¿les comenté que estoy acudiendo a terapia?, y es que a veces adentrarnos en nuestra propia mente resulta en un alud revelaciones.

No me quejo, la verdad estos dos últimos meses han sido muy gratos por la convivencia y las experiencias, pero es hora de darle largo y tendido a la reseña.

El canto del cisne del WiiU

Lo sé, al inicio dice opinión y acabo de poner reseña, quiero aclara que para hacer un poco más ágil esta reseña trataré de hacerla como si fuera una opinión, además de que hable largo y tendido con un amigo sobre el juego por Twitter y me gustaría retomar esas palabras pues me parecieron bastante certeras.
En esta ocasión me toca hablares sobre Tokyo Mirage Sessions, al cual considero como el canto del cisne para WiiU. Si no me falla la memoria recuerdo que hubo una Nintendo Direct bastante épica en donde se reveló SMT IV para América, Xenoblade X y, para sorpresa de todos, un crossover que mezclaría dos universos de dos grandes compañias: Nintendo y Atlus, y qué franquicias mezclaría? Nintendo daba su mano a torcer con Fire Emblem y Atlus pondría a sus demonios en lo que muchos soñamos como el crossover más épico de la historia pero el resultado… vaya que dio de qué hablar.

Para sorpresa y decepción de todos y algunos Tokyo Mirage Sessions no era ni un Fire Emblem con demonios de Kaneko ni tampoco un SMT con personajes de Fire Emblem sino que resultó un proto Persona de Nintendo, así que sí, haré muchas menciones de Persona 5 pues en teoría ambos fueron desarrollados en el mismo tiempo y las reverberancias entre ambos resultan, al ojo entrenado, bastante evidentes.

Tiempo atrás reseñé Persona 5, pero TMS salió un año antes y ya había tenido la oportunidad de jugarlo aunque lo dejé porque no lograba agarrarle cariño al juego. Esto no quiere decir que el juego sea malo o no enganche; pero no sé si les ha pasado que intentan jugar a algo y nada más no pueden hasta que lo retoman tiempo después, casualmente esto también me había pasado con mi título de Persona favorito: Revelations Persona/ SMT Persona PSP.
Después de haber disfrutado Persona 5 tenía el antojo de más, pero por miedo no quiero hacer el Snow Queen Quest de Revelations ni tampoco rejugar algo que ya jugué así que consideré oportuno darle una oportunidad a este título. A mi gusto TMS, y pese a ser mas “viejo”, luce mejor que P5; tal vez P5 se pueda jactar de ese hermoso menú pero creo que fue la paleta de colores empleada en TMS la que me enamoró.

Además no tendrá un menú tan dinámico y que pareciera mimetizarse con el juego, como pasa en P5, pero vaya que es grato ver a nuestros personajes en el menú para seleccionar ítems, configuraciones, desarrollo de personajes y etc. En TMS no se emplea el recurso casi de cómic que se emplea en P5 cuando los personajes hablan, aquí veremos a los personajes de cerca y tanto sus gesticulaciones, expresiones y formas de interactuar con los demás me parecen mejor logradas y más naturales.

En TMS no habrá nada de ir a la escuela o seguir un eterno calendario que limite nuestras acciones, aquí como en algunos RPG que son más de mi agrado decidiremos cuándo proceder con la historia y en ese inter podremos hacer lo que queramos y los típicos menesteres de los RPG: subir un poco de nivel, hacer los side quest que se van desbloqueando, conseguir recursos para mejorar nuestras armas y demás.

TMS nos lleva a un Japón moderno y asumiremos el rol de Itsuki quien deberá de salvar al mundo cantando… Que qué? Cantando? Así es estimados lectores, TMS va de idols y el mundo de la farándula nipona. A lo largo de la historia se nos unirán músicos, cantantes, actrices y algunos otros personajes fuera de lo común. Esto en un principio me costó digerirlo pues no soy mucho de este tipo de cosas pero conforme la historia se va desarrollando y los personajes van adquiriendo una mayor profundidad termine cantando disfrutando el planteamiento de la historia.
Les confieso que ésta temática terminó gustándome más que la sobre explotada vida escolar pues pese a que los personajes siguen siendo un poco más que adolescentes, asumir el rol de un idol y los problemas que la profesión conlleva fue algo reviltalizante.

Eso sí, TMS no es tan profundo o filosófico, no ahonda en temas que cuestionen nuestra moral o que nos haga cuestionar el mundo en sí; como mencionaba arriba hay un desarrollo de personajes interesante, una maduración de los mismos y un afrontamiento con sus ideales, pero no esperen algo que desmorone sus pilares morales.

En cuanto a las batallas, TMS toma de Atlus el Press Turn System que hemos venido viendo desde Nocturne, ya saben: explota la debilidad de tu enemigo para tener algo de acción extra pero ha diferencia de P5 se mantiene un poco mas clásico, y muy similar al menú de Persona 3, pues el menú en las batallas es el típico: ataca, ítem, habilidad y etcétera.

Pese a este “clasicismo” involucra un número de mecánicas abrumador e interesante pues cuando atinemos en la debilidad de nuestro enemigo se activará la cadena de combos para seguir golpeando a los enemigos y esta cadena dependerá tanto del tipo de arma de los personajes como de los ataques mágicos que posean, ademas de la habilidad para poder hacer ataquen es conjunto con tal magia o arma. Así que no sólo sera explotar la debilidad pues si lo que queremos es hacer cadenas largas de ataques tendremos que hacer buena sinergía en la party, tanto de habilidades, magias y armas.
Qué me dices de esto “All-Out-Attack”? Pero por si esto no basta más adelante en el juego podremos desbloquear ciertos ataques duales entre los demás miembros del equipo que tendrán ciertos efectos o de plano sera un golpe elemental más contundente, estos se activan de forma aleatoria pero lo curioso aquí es que este ataque dual es el final de la cadena y lo activaremos presionando algún gatillo, casi como un quick time event, y al terminar de forma automática haremos otra cadena.

Cadena, ataque dual, cadena, qué más podemos pedir? Otro dual! Sí, a veces puedes hacer hasta dos ataques duales, terminando cada cadena de combos; para ya no hacer el cuento más largo creo que mi combo más largo fue de 24 hits, ósea 3 cadenas y dos ataques duales. 

En verdad se torna muy divertido el sistema de batalla pero esto no quiere decir que sea sencillo, tanto de aprender como en cuanto a la dificultad. El juego toma la dificultad de MegaTen y así como nosotros podremos hacer cadenas de combos los enemigos lo pueden hacer con nosotros y un paso en falso se traduce en un Game Over. En repetidas ocasiones tuve que volver a pasar algún calabozo después de un K.O. pues en el juego solo hay save points específicos y si dejamos de salvar lo vamos a lamentar.

La personalización es amplia pues nuestras habilidades dependen directamente de nuestras armas; cada arma nos enseñara algún ataque, magia o habilidad pasiva y dependerá de nosotros con cuál quedarnos, pues nuestros espacios para las mismas son limitados. Cada arma irá subiendo de nivel según la usemos y terminará cuando nos haya dado todas sus habilidades aunque más adelante hay la opción de desbloquear esto para volver a aprender cierta habilidad de esa arma y que mejore sus parámetros.
Las armas las podremos forjar de los spoils que nos dejan los enemigos o de algunos que encontraremos en cofres, al igual que las habilidades de los personajes para usar en el mapa o para mejorar los combos. Creanme, si les gusta eso de andar completando todas las habilidades, obteniendo todas las armas, perfeccionando personajes o armas para tener hasta la ultima habilidad, TMS le dará mucho contenido (y dolores de cabeza con las poca frecuencia con la que aparecen ciertos spoils)

Además de armas, que podremos percatarnos de su forma en batalla, también podremos equipar alguna armadura y un anillo para diversos efectos pero estos no se verán reflejados en nuestros personajes; No teman! Que para placer de todos tendremos la opción de poder comprar trajes alternos para nuestros personajes que se irán desbloqueando según avancemos en la historia o al realizar algún side quest, así que si nos hartamos del look de alguno de los personajes, como me pasó con Kira, siempre podremos escoger algún atuendo más de nuestro agrado.

Ok ya lo mareé con las batallas y con las armas, Qué más les podría agregar? No teman! Que siempre hay algo más con lo cual sentirnos sobrecogidos. Los Mirages, los Mirages son… no lo puedo decir de otra manera… Las Persona de TMS y cada uno de nuestros personajes tendrá un Mirage que es básicamente la parte que se toma del universo de FE, así que veremos representaciones de Chrom, Tharja e incluso Tiki en forma de Mirage.

No teman, realmente el rollo de los Mirage no es tan denso pues de ellos no dependen muchas cosas, salvo el tipo de arma o clase: espada, lanza, flechas, hachas o magia, sí, esto también prestado de FE. Eventualmente en la historia y como en todo FE podremos subir de clase y hacer que nuestro Mirage cambie su apariencia para verse mejor al momento de utilizar algún ataque mágico.
Pero, salvar el mundo con idols y heroes de capa y espada y cantando? Cómo encaja esto? Pues bien, según el juego todas las personas tienen algo que se llama Performa, que es algo así como la capacidad creativa. Los Mirages se sienten atraídos de forma natural por la Performa y como supondrán, el malo malote del juego se quiere hacer con toda la Performa que hay el Tokyo.

Es cuando Itsuki, en un evento donde uno de los esbirros del enemigo principal trata de quedarse con toda la Performa de un pequeño show de TV se logra aliar con Chrom para rescatar a Tsubasa, su amiga que iba a participar en dicho concierto para lanzarse como idol. Despues se enteran de que un evento similar sucedió hace 8 años y casualmente fue donde Tsubasa perdió a su hermana así que deciden investigar quien esta detrás de estas misteriosas desapariciones.

Según yo esto seria una opinión y terminaron siendo cuatro cuartillas. La verdad lo disfruté más que Persona 5; sí, no es tan profundo, sí, no es tan estilizado pero TMS se defiende como un digno guerrero. Ofrece mucho contenido y va contundente a la historia, sin necesidad de alargarla con un calendario de 200 días, ofreciendo una dificultad alta pero que premia muy bien al jugador que se permita el tiempo de entender sus mecánicas.

Su soundtrack es bastante bueno; por decirlo así, cada personaje tiene un track interpretado por él (con vídeo en el juego y todo) y la verdad agradezco el haber conseguido el juego con unas canciones del juego pues son bastante memorables. Si bien toma tanto mecánicas de SMT como de FE, podríamos decir que SMT parece casi ausente y la parte de FE queda plasmada desde un inicio con los Mirages y más tarde en la historia, pero no depende directamente de ninguno de los dos.
Fue muy grato para mi el haberme encontrado con un título que tiene su esencia propia, sus propias temáticas y hasta su propio estilo, que sí, toma elementos de sus dos sagas progenitoras pero no depende de ellas y emana de si mismo un estilo propio.

Es por esto que considero a TMS como el canto del cisne del WiiU, probablemente el último RPG que salió en la consola pero no por eso es malo o se siente forzado. Si han jugado títulos de Eiji Ishida (SMT SJ o SMT IV) sentirán esa esencia tan MegaTen en el juego, pero por sobre todo ese refinamiento para entregar un producto de excelente calidad.

En mi opinión TMS tiene todo para esta a la par con Persona, pero pasó sin gloria al momento de salir o como el “Persona” de Nintendo, cuando por sí mismo brilla solo. Tal vez como ese canto que hace el cisne, su primer y único canto antes de morir; hermoso y dulce que solo unos cuantos logran oír.

Me despido

“S”

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Dragon Quest Builders (Reseña/Opinión)

Shin Megami Tensei: Streange Journey Redux (Reseña)