Astral Chain

¡Qué tal estimada gente del internet! Hoy me encuentro en apuros pues el fin de semana terminé dos grandes juegos y me hallo corto en tiempo para escribirles, ya que la salida de Dragon Quest XI es dentro de 4 días. Así que, ¡Ha escribir de jueguitos!


La cadena astral.

Pocas han sido las veces en que un juego me atrapa con su primera demostración, por lo regular suelo informarme más o por lo menos consultar con amigos y conocidos. Con Astral Chain fue todo lo contrario, casi amor a primera vista, aunque he de admitir que la Nintendo Direct (02/2019) en la que fue anunciado trajo consigo muchísimos anuncios y el hype puede haber intervenido.

También he de admitir que después de haber jugado NieR: Automata, mi afecto hacia PlatinumGames incrementó; ya no sólo eran títulos como Bayonetta e Infinite Space los que me servían para evaluar a este desarrollador. Aunque también cabe señalar que tanto NieR como Infinite Space no son títulos desarrollados al 100 exclusivamente por PlatinumGames.

Hago especial hincapié en esto pues sabrán que una de mis debilidades es la ciencia ficción y tanto NieR como IS me volaron los sesos al momento de jugarlos. A ambos los considero dignas obras de la ciencia ficción videojueguil del tamaño de algunas obras literarias como A Space Odyssey o Fundación. Ahora bien, un nuevo título de ellos que se veía a leguas de este género hizo que doblara las manos al instante.

Y es que también, el apartado visual me recordó muchísimo a Xenoblade X y a Blade Runner. De Xeno fue ese aspecto que no sé cómo describirlo pero que es cuasi realista sin dejar de notarse el aspecto de anime y de Blade Runner fue básicamente todo el set, repleto de luces de neón y con una sociedad, al parecer, distópica.


En este apartado el juego me pareció sorprendente. No puedo decir que sea Automata pero hace buen uso del hardware de la consola de Nintendo. Es cierto que el juego tiene una cantidad un tanto limitada de escenarios pero los que tiene están repletos de detalles sorprendentes. Recorrer las calles de el Arca fue para mí todo una gozada.

Hay que poner los pies sobre la Tierra. La Switch no es la consola más potente, pero como se podrán dar cuenta es en la que más juegos he jugado en los últimos 2 años. Ya en este tiempo hemos aprendido qué se le puede pedir y de qué pie cojea.

Los escenarios están repletos de vida y de cosas por hacer o con las cuales interactuar, me sorprendí varias veces contemplando cada escenario y disfrutando de sus detalles: anuncios, edificios, calles y personas. Resulta sorprendente como la consola puede dibujar tan vastos escenarios repletos animaciones o detalles en contraste, por ejemplo, con los de NieR que a veces se antojaban un tanto baldíos.

Eso sí, siendo quisquillosos, las personas que viven en el Arca resultan un tanto genéricas, más aún si invirtieron un buen tiempo diseñando su personaje será fácil identificar todos los tipos de cabello y de cara y ya más adentrados en el juego, al caminar será frecuente toparnos con la versión morena del NPC con el que hablamos hace 5 minutos.


El Arca es el bastión de la humanidad pues hace un par de décadas una catástrofe cayó sobre la Tierra y ahora la sociedad se ve refugiada en esta gran ciudad. Cual si se tratara de aquella representación de Los Angeles concebida por Ridley Scott e inspirada en la obra de Richard P. Dick, Astral Chain nos transporta a un abrumador futuro distópico.

Una gran ciudad repleta de anuncios de neón, espectaculares tridimensionales y en ocasiones una lluvia que me hacían esperar ver en la siguiente esquina a un Nexus-6. Aunque el juego no sólo se limita a eso ya que también hay un gran escenario en una fábrica y el obligado nivel en las coladeras, pero para mí el que más me gustó fue la suerte de gueto del Arca: El Distrito 09. 

Leyendo detenidamente esto, caigo en cuenta de que otra de mis películas favoritas de ciencia ficción, District 9, hace quizá acto de presencia.

En el juego tomaremos el papel de un protagonista silencioso, al cual podremos diseñar a nuestro antojo, pero realmente en la historia somos acompañados por Akira, hermano gemelo de nuestro personaje. Ambos son cadetes recién ingresados a la policía del Arca, Neuron, y sin dejar las reverberancias con las obras arriba mencionadas, gran parte del juego la haremos de detectives.

Pero, ¿Cómo se juega este juego? Podemos dividir a Astral Chain en 2 partes: La parte detectivesca y la parte de la pulida acción a la que PlatinumGames nos tiene bien acostumbrados.


Para mi sorpresa Astral Chain tiene segmentos muy tranquilos en donde no hay frenética acción, en estas partes será nuestro deber investigar algún caso o ayudar a alguna persona. Si bien estas partes en su mayoría son quest opcionales, hay segmentos de la historia principal en donde nos veremos obligados a bajar el ritmo.

Como podrán asumir, el set nos pone en zapatos de un policía y estas misiones son básicamente de encontrar pruebas, personas o palabras clave para poder continuar el caso. Contaremos con diversos artefactos tecnológicos con los cuales buscaremos evidencia, identificamos qué personas actúan sospechosamente o en donde hay un singular punto de interés.

Por si fuera poco en el juego hay un par de secciones que tendremos que jugar casi en modo infiltración, muy similar a Metal Gear, mantener la distancia del sospechoso al momento de seguirlo o ya en últimas dejarlo casi inconsciente. Para esto, además de la tecnología, haremos uso de las Legiones, seres salidos del plano astral y de uso exclusivo de la policía.

La catástrofe que ocurrió hace un par de décadas fue la caída de un gran meteorito en la Tierra, el cual diezmo a la sociedad y la obligó a refugiarse en el Arca, que como su nombre lo indica es una gran isla flotante. El Meteorito además trajo consigo algo más: Las Quimeras. Seres interdimensionales que provienen del plano astral, una dimensión X, por así decirle.


Las Legiones no son más que Quimeras domadas por Neuron y nos acompañaran a lo largo de viaje. Fuera del plano astral podremos emplear a las Legiones de formas muy diversas: cortar objetos, levantarlos, rastrearlos y además podremos disparar a objetivos o protegernos del ambiente. Cada Legión tiene un uso específico y al avanzar en la historia iremos consiguiendo las 5 diferentes que hay en el juego.

Además las Legiones tienen otras funciones ya que podremos montar a algunas, ya sea para andar más rápido o flotar, o bien enviarlas a algún lugar lejano para que después nos arrastren hacia ellas. Y es que en el juego sólo nos podemos mover de manera una tanto limitada ya que no hay una acción de salto para el personaje principal y las Legiones mitigan esta parte fungiendo como los comandos a realizar en el entorno.

Al movernos por los escenarios las Legiones nos seguirán, aunque tenemos la opción de controlarlas directamente. Esta parte para mí fue un tanto complicada ya que con un stick controlamos a nuestro personaje y con el otro controlaremos a la Legión. La cadena es un elemento muy importante en el juego ya que es el límite de la distancia que se puede alejar la Legión, básicamente su correa.

Podremos usar a las mismas durante un determinado tiempo y al concluir este tiempo la Legión se guardará y no podremos usar a alguna otra hasta que recargue, por lo que será necesario estar atentos de este indicador para guardarla en el momento indicado y que el tiempo de recarga sea más ágil que si dejamos que se agote.


El plano astral es en donde la mayor parte de la acción ocurre; este es un lugar bastante exótico pues es aquí en donde las Quimeras viven. En esta dimensión las formas geométricas abundan y el color rojo es el predominante. Para avanzar en esta extraña dimensión tendremos que resolver algunos puzles usando nuestras Legiones, pero lo que más nos detendrá es el ataque de los enemigos.

Controlaremos a nuestro personaje de forma sencilla en batalla, con un botón atacaremos y con otro esquivaremos. Podremos cambiar el tipo de arma a nuestro antojo y en cualquier momento, pudiendo escoger entre espada, mandoble y pistola. Tendremos la opción de usar determinado ítem con un botón y si dejamos presionado el mismo, podremos seleccionar de hasta entre 8 ítems.

La Legión ataca de forma automática y podremos cambiarla a nuestro antojo con otro botón pero lo interesante es que también la podremos controlar directamente. A cada Legión le podremos asignar habilidades diferentes con el material que se desprende de las Quimeras que derrotemos, además de que cada una de ellas tiene un árbol de habilidades diferentes, muy similar al de FFXIII, mismo que iremos desarrollando a nuestro antojo con la experiencia que obtendremos en batalla.

Habrá determinados movimientos para proporcionar golpes contundentes al enemigo además de que al desencadenar alguna secuencia de ataques tendremos la oportunidad de realizar un ataque en conjunto. En un primer momento todo esto me pareció muy confuso, saben que no soy muy ágil en los juegos de acción, pero ya bien adentrado en la historia, casi a la mitad, pude hacerlo todo mucho más fluido y divertido.


Puedo decir que el juego es más como NieR en cuanto al desarrollo pues habrá ratos en donde tendremos que explorar y hacer alguno que otro sidequest pero en cuanto a la acción lo sentí mucho más fluido y entretenido, como Bayonetta. Creo que esto es debido a que en el mismo Astral Chain se han amalgamado varias mecánicas de los juegos de PlatinumGames he incluso hay pequeñas referencias o guiños a lo mismos.

Pese a esto el juego cuenta con su propia identidad y es único incluso dentro del género, o al menos a mí no me había tocado ver algo similar, incluso la música está muy bien adaptada para el juego; realmente dan ese sentimiento de estar en una película de estilo cyberpunk y al momento de entrar en acción nos adentra más en el juego.

La historia es bastante entretenida, no puedo decir que es la mejor y podría decir que es menos de lo que esperaba. La culpa la tiene NieR pues al venir de este título esperaba algo así de impactante. Después de haber procesado el juego entiendo que PlatinumGames por sí mismo nunca nos ha dado algo así. Me explico.

Bayonetta para mí es uno de los títulos que más he disfrutado que no son RPG, el juego es muy entretenido y enviciante. Si lo veo con ojos de RPGamer las historia no es muy ambiciosa, pero no por eso deja de ser entretenida y divertida. Justo pasa lo mismo con Astral Chain.


No es lo que espero como RPGamer pero viéndola con ojos menos estrictos se disfruta, es como una película “palomera”, no merece un Oscar pero eso no quita lo divertida y entretenida que pueda ser. Sufre de algunos clichés y desde el principio podemos atisbar un poco cómo se desarrollará pero ya para el final da unas buenas sorpresas.

Además del set, apartado visual, música y gameplay otro de los factores que me mantuvo atado a él, quizá en mi hambre por algo más RPG, es que cuenta con un sistema de personalización muy de Automata o de algún RPG moderno.

Podremos asignar experiencia y habilidades según nuestro antojo para poder acoplar a las Legiones más a nuestra forma de juego o subsanar algún área en la que renquean. Además de que no solo podremos mejorar a estas ya que también lo podremos hacer con las armas que usamos.

Definitivamente Astral Chain es un juego ampliamente recomendable, además de lo arriba mencionado ofrece la rejugabilidad típica de este género para poder hacer cada misión con mejor calificación o bien intentarlo en la dificultad más extrema. Ciertos puntos en la historia aparecían bloqueados en un principio o sólo se podían acceder a ellos con una Legión que aún no se conseguía en la historia pero que al visitarlos nuevamente podremos llegar a ellos.


Me despido

“S”


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Sebolla Choice Awards 2010

La Santa Catarina

Shin Megami Tensei: Devil Summoner: Raidou Kuzunoha vs. The Soulless Army