Octopath Traveler (Reseña)





¡Qué tal mis estimados 3 lectores! ¿Cómo los ha tratado la vida? En mi última entrada les hablaba de quedarme en una sucursal y estar ya por fin tranquilo pero la realidad ha sido otra pues he andado vagando en varias sucursales a lo largo de este mes. Realmente no me puedo quejar (tanto) pues son sucursales que me quedan muy cerca pero el hecho de estar esperando día a día o al fin de la semana para ver en dónde amaneceré es algo demasiado estresante.

Por lo demás creo que todo va bien, sigo en pausa escolar pero por fin pude avanzar de manera seria con mi deuda, ya no se me va una quincena completa en intereses y ya empieza a bajar. He de admitir que me he "apretado" el cinturón y he estado evitando comprar a mi ritmo "usual" aunque pues... algunos juegos son considerados como canasta básica.

En cuanto a los juegos; después de haber acabado Dragon Quest Builders seguí jugando Muv-Luv. De verdad que esta Visual Novel me ha sorprendido como no tienen idea pues pese a estar atiborrada de clichés y hasta cierto punto ser bastante genérica en cuanto a la trama y personajes, a lo largo de la misma los personajes logran hacer que uno empatice con ellos de forma muy intensa y transmiten una humanidad como quizá solo la había visto en STEINS;GATE. Lloré con el final de EXTRA y se me acongoja el corazón de saber que aún me faltan UNLIMITED y ALTERNATIVE.

La reseña que a continuación les escribiré empieza hoy (17/7/18) como una primer impresión y supongo la concluiré cuando termine el juego. Veo más practico manejarlo así pues realmente ya las mecánicas y demás cosas del juego quedaron desveladas y ya sólo queda ver cómo se desarrolla la historia y encaja todo.


Así que !A darle átomos¡

Ocho caminos, una historia. (25/7/18)

Oh queridos lectores, recuerdo que el anuncio del Nintendo Switch fue uno de los eventos que más me emocionó el pasado año; esa Nintendo Direct en donde se revelaron títulos como Breath of the Wild y Xenoblade 2 para la híbrida de Nintendo me dejaron boquiabierto, principalmente debido a que como fanático de los RPG la consola anunciaba desde su lanzamiento títulos que lucían increíbles pero de entre ellos uno muy particular resaltó.

Y es que si nos ponemos a hablar de RPG siempre nos remontaremos a la época dorada del género, allá en donde el SNES y Genesis peleaban por un lugar en algún hogar y a la plática siempre vendrán títulos como Chrono Trigger, Shining Force, Earthbound, Final Fantasy VI y muchos más que no puedo mencionar y que si añado u omito empezaríamos ese eterno, pero sabroso, debate. Realmente yo me brinqué esta etapa y abracé los RPG de consolas ya algo grande pues por edad y dificultad de idioma no fue hasta bien entrada la adolescencia cuando me hice en este mundillo.

Creo que aquel RPG que forjó mi carácter y gusto por esté género fue Golden Sun, pese a que cuando salió no lo pude entender, disfruté demasiado ese mundo fantástico con enredados puzzles y batallas épicas. Descarto Pokémon pues esté lo jugaba por atrapar a los bichos y no fue hasta Golden Sun que tomé consciencia del género; ya después llegaron a mi vida (o emulador) joyas como Chrono Cross y Trigger, algunos Final Fantasy y eventualmente SMT.

Pero Juan ¿Por qué me das un doble ranteo de tu vida? No desesperen queridos lectores pues a lo que quería llegar con esto es que indudablemente prefiero la época dorada de los RPG y esos hermosos sprites tan coloridos y llenos de vida así que al ver el anuncio de Octopath Traveler no pude evitar detener la mirada y contemplar detalladamente el apartado gráfico del juego. Ciertamente los indies nos han estado manteniendo satisfechos con obras en 2D como Shovel Knight, Guacamelee o Curse of the Moon pero Octopath es algo que va más allá.


Y es que en verdad me cuesta trabajo describir el juego; lo primero que resalta de Octopath es su apartado gráfico pues supongamos que de las viejas glorias de la época de 16 bits tomaron lo mejor y en lugar de evolucionar a un 3D se permitieron meter más detalles a los escenarios, profundidad, un juego de luces sorprendente y efectos de la actual generación.

Octopath es un juego que usa sprites y animaciones muy de la vieja escuela y de hecho varios sprites me recordaron mucho a Chrono Trigger por la cantidad de cuadros que utilizan y como son empleados los mismos sprites para representar una escena llena de emoción o comedia. Pero estos sprites recorren un mundo en 3D que por obra de un gran acierto técnico y el uso de profundidad y desenfoques pareciera que estamos viviendo una aventura dentro de un libro pop-up.

Cada pueblo o escenario nos remonta a los clásicos de antaño repletos de detalles, colores, personajes y lugares para que nuestra historia se desenvuelva de manera natural como son las clásicas tabernas, las posadas y las armerías pero a diferencia de títulos como Shovel o Guacamelee, Octopath resalta al instante su esencia única pues nos hace evidente que no solo trata de evocar las viejas glorias sino que a su manera trata de hacerlas evolucionar y aterrizar en la actual generación, filtro "hefe" de Instagram incluido.

Y de verdad resultan muy variados todos, aunque algo que me sacó de onda al principio es que en ocasiones nos podemos encontrar en grandes ciudades en las cuales hay una o dos habitaciones que pese a tener algún personaje no se podrá interactuar de ninguna forma con ellos; estoy acostumbrando a que como en Dragon Quest exista una sobrepoblación de NPC con los cuales hablar y que quizá poco o nada aportaran a la trama o historia, pero en Octopath me topé con esto.


También un factor que discutí con un amigo con quien a la par lo estoy jugando es que algunos escenarios se siente que los reutilizaron pero en lo personal considero que tal vez es un guiño al pasado aunque innegable será que al visitar nuestra tercer mansión o cuarto castillo nos sintamos como que ya estuvimos en él.

Pero esto no demerita en nada lo grandes y detallados que son los escenarios además de que pese a existir salas vacías el juego te permite interactuar con un gran número de personajes y es otro punto en donde Octopath resalta. Si son asiduos del género sabrán que un elemento básico de los RPG es que al llegar a cada pueblo tendremos que hablar con cada NPC para obtener pistas de cuál es el próximo lugar a visitar, el jefe en turno o bien algún side quest o tesoro escondido.

El juego no esta exento de esto pero añade a la formula otra mecánica de interactuar y son las habilidades de campo. Cada uno de nuestros personajes principales tiene una de estas 8 habilidades de campo, pero para ser sincero realmente solo existen 4 efectos que serán obtenidos por una habilidad ya sea Law o Chaos. Así pues Robar y Comprar nos darán como beneficio un objeto pero el primero implicará el echo de arriesgar nuestra reputación en el pueblo y el segundo una perdida monetaria.

Podremos además de obtener ítems de los NPC, retar a duelo a algún NPC para poder acceder a una puerta que este bloqueando, traerlo por un momento en el equipo para que nos brinde su ayuda o bien algún trozo de información para una eventual misión, algún descuento en la posada o bien que las armerías vendan más accesorios. Las que nos hacen arriesgar la reputación son las Chaos y eventualmente si llegamos a lo más bajo, en los NPC dejaran de hacer efecto estas habilidades pero bastará con pagar, una cuantiosa suma, al tabernero para que arregle nuestros problemas con los residentes del pueblo.


No es algo tan elaborado como en Skyrim o Mass Effect, pero es un giro de tuerca muy bien recibido pues hace que el realizar las side quest sea de forma más novedosa. Sí, están las perpetuas "consigue esto, mata aquello y ve allá" pero con las habilidades de campo estas clásicas maneras de hacer side quest se tornan más entretenidas y no tan obvias como en RPG de antes.

Bien, andar de pueblo en pueblo y de mazmorra en mazmorra es un pilar fundamental de un RPG y mucho se agradece que hayan añadido un mapa de todo el continente en el cual podremos seleccionar ciertas áreas (principalmente los pueblos) para poder transportarnos de forma rápida a ellos. Si bien es una representación bastante abstracta es grato tener un mapa así además de que en este mapa se mostraran algunas pistas de qué hay entre pueblo y pueblo y quizá, explorando de manera muy detallada, podamos encontrar en nuestro viaje alguna mazmorra de la que no oímos hablar en el pueblo.

Además de estos pequeños atisbos de lo que hay en el escenario también se agradece la implementación de un pequeño mapa/radar a la hora de andar explorando, el cual nos indicará más o menos en donde están los puntos de interés como save points, salidas a otras áreas e incluso se nos señalará que NPC nos pueden ofrecer un side quest o con quien hablar para continuar la historia.


(26/7/18) Si bien explorar es parte fundamental en el juego, lo que haremos la mayor parte del tiempo además será enfrentar a enemigos; como podrán suponer las batallas aquí son aleatorias así que de la nada y mientras exploramos seremos transportados a la pantalla de batalla en donde comenzará la acción. El sistema es el clásico por turnos pero aderezado con varias mecánicas que lo hacen más entretenido y dinámico que el solo apretar "A".

Por un lado existe un sistema de carga el cual cada turno se irá acumulando, teniendo un máximo de 6 cargas, y que nos permitirá atacar más de una vez en nuestro turno con la misma arma, potenciar el daño de hechizos, aumentar la durabilidad de los buffs o hechizos de curación pero al usar está carga al siguiente turno no se acumulará. Es necesario planear muy bien la estrategia pues entra en juego la segunda mecánica.

El Press Turn System de Shin... o un sistema muy similar. Para empezar cada enemigo tiene de 1 a 6 debilidades ya sea a las 6 tipos diferentes de armas o a los 5 tipos de magia y además un "escudo" que se irá debilitando por cada golpe que acertemos en su debilidad; el beneficio de romper el escudo es que además de hacer daño mayor al enemigo, esté perderá su siguiente turno y si a esto le sumamos que en la parte superior de la pantalla aparece una barra que indica el orden de turnos, las batallas se tornan realmente estratégicas.

Las batallas hacen uso de los sprites de los personajes y también para los enemigos y algo que me hubiera gustado ver es que tuvieran mas animaciones pues estas solo se reducen a pequeños parpadeos y movimientos muy discretos de los sprites, pero esto se lo perdono ya que la cámara es usada de manera magistral y de cierta forma me pareció muy similar a como se usaba en Golden Sun y que pese a ser personajes casi estáticos pareciera que en la pantalla de batalla hay bastante acción.


¿Qué sería de todo lo arriba mencionado sin un buen tema que lo acompañe? Hablar de este apartado es grato pues los temas que acompañan al juego saben ambientar muy bien el juego ya que la mayor parte de ellos son orquestados y cabe señalar que son bastante variados e incluso, por ejemplo, existe más de un tema de batalla lo que evita el fastidiarnos de los mismos acordes al invertir la mayor parte de nuestro tiempo en batalla. Kudos por el épico tema de batalla contra algún jefe; de verdad que esta tan bien hecho que después de media hora que demoré con uno jamás me harté en este aspecto.

Ocho viajeros, Ocho historias

(27/7/18)
 En el juego contaremos con 8 personajes y cada uno de ellos además de su habilidad de campo tendrá su clásico trabajo como Thief, Healer, Warrior y etcétera. Conforme vayamos ganando batallas ganaremos experiencia que nos permitirá subir de nivel y también Job points para nuestro trabajo, con los cuales podremos aprender nuevas habilidades para el campo de batalla e incluso algunas habilidades pasivas.

He de admitir que esto en un principio me pareció sumamente genérico o nada sorprendente pero todo cambió cuando explorando en el mapa fui a dar con un santuario que se encontraba algo oculto. A lo largo del mapa hay 8 de estos santuarios (aunque si exploran un poco más quizá encuentren 4 más) y realmente no hay mucho que hacer en ellos salvo activarlos para obtener su beneficio, ¿qué beneficio es? Sencillo, desbloquear algún trabajo para los demás personajes.

Es aquí donde la personalización y el estilo de juego de cada uno se podrá explayar ya que podremos combinar trabajos según nuestro antojo y cubrir debilidades o potenciar la ofensiva. Aunque claro, hay sus limitaciones. El trabajo original del personaje es permanente e inmutable y solo podremos tener un trabajo secundario; esto nos permitirá hacer combinaciones bastante interesantes pero si en algún momento decidimos cambiar el trabajo secundario todas sus habilidades de batalla se irán y solo quedaran disponibles las habilidades pasivas.


Además en la party no podremos repetir de Jobs secundarios, olviden hacer una party invencible con los clásicos e inmortales warrior-healers, y para poder explotar bien las debilidades de los bosses será indispensable tener una party equilibrada pues el juego no es tan fácil como creí en un principio y llegar con un boss sin algo que le rompa el escudo puede resultar en horas y horas de batalla sin fin.

Hablar de la dificultad de este juego es bastante raro, en momentos me ha parecido extremadamente fácil y por momentos extremadamente difícil. Esto asumo se debe a que en un principio empezaremos sólo con un personaje y las zonas aledañas son un poco elevadas de nivel, además de que enfrentar a un boss 1 vs 1 es una quema de recursos como no tienen idea. Y creerían que conforme obtenemos más personajes la dificultad va bajando y pues no; al parecer la dificultad del juego en este aspecto es adaptativa pues más personajes en la party implica más enemigos a enfrentar.

Algo que podría gustarles o no es que el mismo juego nos indica que nivel es el recomendado para entrar a cierta zona o cueva en el mapa y ya será decisión de nosotros si nos aventuramos; si vamos muy bajos de nivel será prácticamente seguro que no podamos avanzar mucho pero si vamos unos cuantos niveles arriba será pan comido. Con lo que he sufrido más es que el juego es en exceso mezquino con el dinero, los equipos son muy caros y en batalla dan poco tal vez esto es por propiciar el uso de las habilidades de cada trabajo que buscan obtener esta clase de beneficios en batalla.

Uno de los factores que más me gustó del juego es que no es (tan) lineal pues desde el principio se nos dan a escoger uno de los 8 personajes para comenzar la historia y de ahí podremos hacer lo que se nos venga en gana. Sí, el avance de la historia progresa de punto A al punto B, pero en el camino podremos ir a otras villas, conocer más personajes, hacer otras historias y cuando nos decidamos o sintamos lo suficientemente listos hablar con el tabernero para proseguir con la historia del personaje que queramos.


El juego es muy claro, siempre nos mostrará con iconos verdes a que pueblo ir para proseguir con la historia de determinado personaje y ya en la villa marcará con quien debemos de hablar para seguir avanzando. Siempre he considerado esto como arma de doble filo pues por un lado será más fácil seguir la hebra de la historia pero por el otro lado no se nos permite esa sensación de descubrimiento por uno mismo. Aunque el juego compensa muy bien esto con una cantidad basta de side quest que sí, nos indica en donde empieza pero aveces resulta demasiado críptica su resolución.

Después de este meticuloso análisis aún hay espacio para escribirles de la historia, así que pónganse cómodos, entramos en la recta final.

8 historias, una aventura.

(11/8/18) Han pasado casi dos semanas desde la última vez que actualicé la reseña y la verdad es que pese a querer tenerla lo antes posible me decidí a terminar el juego para poder contemplar todos los aspectos. Aún no lo he termina pues apenas llevo 4 de los 8 finales y falta también el True Ending, pero tengan por seguro que mañana estará lista la reseña.

Si el juego ya les parecía algo fuera de lo común por lo que arriba les mencionaba la historia también es algo que brincará desde un comienzo pues no empieza con el clásico héroe y la premisa del ya sobre usado arquetipo del héroe que salvará al mundo. Octopath nos ofrece 8 historias diferentes con 8 personajes únicos.

H'aanit, la cazadora; Therion, el ratero; Primrose, la bailarina; Alfyn, el boticario; Olberic, el caballero; Tressa, la mercader; Cyrus, el erudito y Ophelia, la clérigo. La historia se va desarrollando en 4 capítulos para cada uno de ellos y desde un principio tendremos total decisión desde con quién empezamos y cómo vamos avanzando con cada una; pues por ejemplo yo lo jugué en orden de capítulos para cada uno, esto es: hice el primer capítulo de cada uno y una vez completados empecé con los capítulos 2 y así. Mi amigo con quien a la par lo estaba jugando decidió aventarse a terminar la historia completa de Cyrus para después hacer la de Ophilia; el juego es versátil y nos permite avanzar según nuestro gusto.


Y es que cada uno de los personajes es bastante carismático, sus historias no son las clásicas que hemos visto en tantos RPG y logran atraparnos. Indudablemente al leer la descripción de cada uno de los personajes nos sentiremos atraídos por saber más de tal o cual y así empezar la historia con él y en mi caso fue H'annit a quien escogí como mi primer personaje, por el gato pues su motivación y la búsqueda de su maestro perdido me cautivó más que las demás en un principio.

Pero lo interesante en el juego es que cada personaje es protagonista de su propia historia, con un motivo muy particular de explorar el mundo, ya sea por mera curiosidad, por saldar una deuda o bien encontrar el significado de blandir la espada. Las historias no son tan clichés como podrán suponer; empiezan, sí, con un vaticinio algo predecible pero cada uno de sus capítulo se va volviendo más profundo y van dando giros poco esperados.

Aunque también hay algunos que pecan de las clásicas historias ya contadas la forma en cómo nos la cuentan las hace realmente fantásticas. Temas tan oscuros con la historia de Primrose o actos de mera redención como la historia de Olberic o Therion e incluso la historia tan tranquila y que pareciera poco prometedora como la de Tressa cada una tiene una chispa y no dudo que harán "click" con más personajes que el seleccionado como protagonista.

He de admitir que también me sacó de onda en un principio que no hubiese cohesión en la party puesto que pese a que traigamos cierta party las historia principal de cada personaje se nos narra como si él viajara solo, excluyendo a los demás de las escenas principales a su historia. Pero conforme más avancé en la historia se me hizo una forma más acertada de narrarnos cada historia, además el juego mitiga esto de manera muy singular.


Mientras viajamos de pueblo en pueblo haciendo la historia principal de cada personaje tendremos también oportunidad de activar pequeños diálogos entre los personajes que traigamos en la party; estos no son cosa del otro mundo pues son bastante sencillos, aveces cómicos y aveces serios, pero nos permiten ahondar más en cada personaje y tener esa sensación de que realmente están viajando juntos.

Al momento de escribir esto llevo ya 4 historias completadas, las de mis primeros 4 personajes, y me faltan otras cuatro y una serie de side quest que se me desbloquearon en el capítulo 4 y otras al terminarlos pero, viene un pequeño spoiler, sé que al final hay un último boss y una misión que al parecer conjunta a todos los personajes y al parecer sus historias, así que haré una pausa a este largo escrito para disponerme a terminar el juego y averiguar ese último secreto.

(13/08/18) Les he fallado, queridos. Les he fallado. Me prometí y comprometí conmigo mismo a tener la reseña el día de ayer y no lo logré. Si de algo sirve, concluiré con una pequeña serie de spoilers así que quedan advertidos.

Terminé con una sobre dosis, jugué 20 horas en un periodo de 36, después de haber acabado cada una de las 8 historias me puse a completar y buscar side quest y para mi gusto el juego tiene más de 100. Lo interesante de estas y del conjunto de las 8 historias es que pareciera que todos estos están cocinando algo más grande.

Como les mencione allá arriba cada una de las historias de los protagonistas es como si fuera una historia individual y que no tienen relación alguna y en un principio así es, pero cada una de estas 8 historias al terminar dejan pequeño vacío o pareciera inconclusa; y es que de verdad así es. No les digo que al terminar quedaran con una mala sensación de que realmente no concluyó la historia, pero esto es algo más como un Dragon Quest en donde da pauta o atisba algo más grande.


Además ciertos side quest aportan más al lore del juego, nos dan información del pasado, de los mitos, de héroes de antaño y de una historia que pareciese más grande de la que se nos presenta en nuestras 8 travesías. Si son completistas y gustan de hacer todo lo que ofrece un juego, poco a poco esa gran historia se irá haciendo cada vez más presente he irá tomando mayor sentido, así que como recomendación: hagan todo y tengan un poco de paciencia.

La historia no es mala ni floja pero debemos de entender que de forma explicita lo principal son los 8 viajeros pero si son los suficientemente curiosos, entre líneas encontraran una historia aún más grande y que las une a todas.

Invertí en el juego 109 horas, creo haber descubierto todos los secretos del mapa e hice 98 de 101 side quest pero después choqué con pared. Arriba les decía que la dificultad era tal vez alta, pero moderada o bien manejable. Pues bien, el último boss me dio una arrastrada como pocas veces me habían vapuleado en la vida.

Llegué bastante sobrado de nivel para los bosses de la historia pero este último boss terminó por fastidiarme. Lo sé, fueron 20 horas de juego casi seguido y era ya bien entrada la noche además de dos horas de juego sin ningún save point. Pero el hecho de llegar ya contra esa abominación y que me aplastara de esa manera me hizo dejar el control a un lado.


Les he fallado.

¡Pero no os preocupéis! Lo dejaré como proyecto para cuando no tenga que jugar, así como lo he hecho hasta la fecha con Xenoblade 2, además de que Okami ya esta instalado en el Switch y lo más importante: Estamos a tres semanas de Dragon Quest XI. De momento no tengo tiempo para farmear y organizar todo para la gran batalla, pero eventualmente lo haré. ¡Os lo prometo por mi honor de caballero cebolla!

Ya para concluir. El juego lo tiene todo: Buena historia, buen gamplay, buen contenido, buena música, buen reto. Vaya, es una joya y no sé a qué están esperando a comprarlo si tienen un Switch y son asiduos al género, es más, los exhortaría a considerar comprar un Switch solo por esté título, realmente vale la pena.

Con el orgullo algo pisoteado después de semejante enfrentamiento.

Me despido

"S"

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Sebolla Choice Awards 2010

La Santa Catarina

Shin Megami Tensei: Devil Summoner: Raidou Kuzunoha vs. The Soulless Army