The World Ends With You: Final Remix (Reseña)


¡Qué tal mis estimados lectores! Tiene justo un mes de la última entrada, ¿Cómo han estado? En lo personal la cosa se ha estancado, ni para atrás ni para adelante; no es queja sólo que realmente no ha pasado mucho que digamos.

Durante estos dos meses, desde DQ XI, en el trabajo no ha acontecido mucho, sigo haciendo básicamente pura papelería y realmente esperaba más por hacer en la nueva área en la que estoy, quizá terminare fastidiándome en medio año pero realmente no me puedo quejar pues la carga de trabajo es manejable, el horario es bueno y las libertades son amplias.

Si leyeron la entrada anterior sabrán que intenté jugar Red Dead Redemption 2 pero al poco tiempo terminé topando de bruces con pared pues considero que verdaderamente no es mi género de juegos. No sé si fue la violencia, la libertad o el realismo pero lo terminé dejando además de que al terminar DQ XI ya tenía en espera el juego del que hoy les escribiré y me propuse seriamente reseñarlo.

En lo personal pues igual ya que la deuda ahí va y seguirá por un largo rato, lo que sí es que en estos casi dos meses pude ver con más frecuencia a mis amigos, beber con ellos, divertirnos sin alcohol, sembrar arbolitos con mi hermano y todos nos la pasamos genial en el Baby Shower de mi sobrino que recién nació el pasado fin. 

Ah, la nueva vida. Es el mismo sentimiento de sembrar un árbol o de hacer una fogata; me remonto al Festival Medieval y a esa sensación, capacidad de crear o en resumidas palabras: todas las posibilidades que se pueden dar.

Hablando de eso, igual “empecé” otro proyecto que traía en la cabeza desde hace unos 8 u 11 años. Al ser blogger también quería ser escritor y en la mente siempre he traído dos o tres ideas que poco a poco he alimentado. Me he propuesto terminar este intento de novela en un máximo de un año, aunque entre mi desidia y en cierta medida al miedo de hacerlo no les puedo prometer mucho. ¿Les gustaría un adelanto?

Bueno, entre que si son peras o manzanas a lo que venimos aquí es a leer de videojuegos y hoy me toca hablarles de un juego del que ya les había hablado hace 8 años pero toca ver su remasterización en alta definición para la híbrida de Nintendo. Hoy queridos toca regresar a Shibuya.

It’s a wonderful world


¿Saben? Creo que la edad te pega cuando vuelves a escribir de un juego que jugaste hace 10 años  pero ahora de su versión en alta definición. Y es que éste año estuvo cargado de esa sensación de nostalgia pues tuvimos Strange Journey, Valkyria Chronicles y The World Ends with You. Juegos casi, casi, con los que abrí la Amala y a su vez juegos que tengo en un alta estima.

Ah, The Worlds Ends With you (que de ahora en adelante será TWEWY), no sé ni cómo empezar.

Y es que en su momento TWEWY dió mucho de qué hablar; considero, aún 10 años después, que es el único juego que verdaderamente explotó la NDS al máximo. Tenias que usar los botones y estar bien atento de lo que pasaba pues en cada pantalla ocurría algo diferente durante las batallas, tenias que usar tanto la pantalla táctil como los botones en perfecta sincronía para salir victorioso de las mismas.

Además de que el uso de la táctil era muy diverso pues servía tanto para guiar a Neku, el protagonista, por el mapa y las batallas y tanto como para ejecutar diversos ataques. Y es que en TWEWY la magia no es como en el clásico RPG en donde en el menú arcaico de DQ vamos seleccionando paso a paso qué comando ocupar.
Tendremos oportunidad de equiparnos hasta con 6 pines/chapas que fungen como ataques mágicos o físicos pero para activarlos tenemos que ocupar un trazo diferente en la pantalla, he incluso en la versión original había unos que tenias que soplar en el micrófono (más adelante hablaré de estos detalles) para poder usarlos.


Cada pin tiene un tiempo de arranque y uno de recarga después de vaciarse aunque habrá algunos que al iniciar las batallas podremos usar al instante o bien los que agilizaran la recarga. Algo que a mí me envició mucho fue hacer mi configuración de pines de tal forma que entre los tiempos de arranque y recarga y los gestos que se tuvieran que usar no quedara tiempo muerto y siempre tener que estar usando el lápiz del DS.

Hay pines que se activan deslizando sobre Neku otros que se activan deslizando sobre el enemigo, hay algunos que tendrás que deslizar por toda la pantalla, en un punto sin enemigos o pulsando sobre el enemigo, trazando círculos o “rascando” la pantalla para activar su efecto. Pines hay más de trescientos y todos estos movimientos se van repartiendo entre todos ellos.

Además, cada pin subirá de nivel pues al terminar las batallas además de ganar la típica experiencia para subir de nivel también ganaremos experiencia para nuestros pines y obviamente su poder o sus tiempos irán mejorando. Al llegar al máximo puede que el pin se quede tal cual o puede, de ser posible, que evolucione en uno mejor; en lugar de una sola de fuego ahora nuestro pin lanzará dos bolas de fuego cada que se active.

A la mecánica de los pines hay que agregarle que el juego ofrece un basto catalogo de prendas o equipo para nuestros personajes; las tiendas en el juego son muy diversas pues por la temática del juego las mismas venden diferentes marcas de ropa que estarán inclinadas hacia diferentes funciones, además de que algunos pines sólo se podrán conseguir en las tiendas.


Algunas de estas serán obtenidas bajo ciertas condiciones como llevar algún ítem especifico para convertirlo en el nuevo accesorio, además de que conforme más compramos nuestro nivel de “desarrollo” en la tienda se irá incrementando y los vendedores desbloquearan ciertas habilidades de los equipos.

Pero para que nuestras estadísticas base se mantengan o incrementen será necesaria la función de tamagotchi que tiene el juego. Además de tiendas de ropa existen también las de comida y comiendo nuestras estadísticas se incrementaran permanentemente. La única pega es que nuestros personajes tienen 24 espacios para comida y una vez llenados los mismos tendremos que esperar a que cambie el día de la consola para poder liberar nuestros espacios.

Algo que siempre me fascinó del juego es que te permite personalizarlo a tu gusto pues se puede ajustar la dificultad desde un principio y también tenemos la posibilidad de ajustar nuestro nivel máximo y mínimo. Sé que esto puedo parecer sin sentido pero el juego nos incita a hacerlo pues los drops de los enemigos dependen tanto el nivel de la dificultad como de nuestro nivel.

La gran mayoría de los enemigos tira un pin diferente según la dificultad y la posibilidad de que al derrotarlo arroje ese pin depende directamente de nuestro nivel, pues a menor nivel mayor será la posibilidad de obtenerlo. Como podrán imaginarlo si son de los que acostumbran sacarle el máximo provecho en un juego tendrán que estar cambiando de dificultad y ajustar el nivel para obtener todo en las batallas.


Además de esto el juego te permite seleccionar cuándo pelear ya que si bien veremos a nuestros enemigos en el mapa tendremos que arrastrarlos hacia nosotros para entrar en batalla; al principio solo podremos arrastrar a uno sólo pero conforme avancemos en la historia podremos encadenar 4 o hasta 16 batallas consecutivas. Esto multiplicará las posibilidades de los drops pero cada batalla se irá haciendo también más difícil.

El juego básicamente lo puedes acabar en muy poco tiempo en dificultad easy y evitando todas las peleas o si gustan pueden complicarse la vida poniendo la dificultad al extremo siempre a nivel 1 y haciendo cadenas muy largas; en gustos colores y el juego nos permite adecuarlo a nuestro antojo.

He de confesarles que el juego se torna un poco tedioso ya para la mitad, las misiones son casi siempre lo mismo y el mapa de Shibuya se antoja bastante justo, conforme avanzamos en la historia se van desbloqueando nuevas zonas pero llega un punto en dónde podremos acceder a todos los lugares desde un inicio y las misiones son básicamente ir y acabar con tal enemigo.

Afortunadamente el juego logra aligerar esto en parte por lo adictivo que se torna el juego; creanme es difícil soltar el juego y más por que no es un RPG como algún otro con todas esas mecánicas tanto dentro como fuera de batalla y por que también existen algunas otras actividades que resultan divertidas como el minijuego que se juega de igual forma con los pines. 


Pero considero que realmente lo que mantiene atento al jugador es por un lado el excelente apartado musical. Recuerdo que previo a jugar TWEWY estaba acostumbrado a los clásicos de Mitsuda o Uematsu. Melodías que por sus compositores podríamos decir que son los clásicos en un RPG, temas épicos que nos remontan a mundos medievales con espada y escudo en mano.

TWEWY por su lado, y también por su temática, recurre al jPOP de varios compositores. Temas actuales, temas movidos, alegres y también los hay tristes y algo oscuros. Jamás en la vida yo había escuchado un soundtrack así y resultó bastante grato; habrán de saber que incluso jugué TWEWY antes que Persona 4, por lo que la música de este estilo resultaba bastante extraña.

En definitiva la música es un factor importante en los juegos, más aún en los RPG, y la de TWEWY en particular es una que siempre he procurado traer conmigo. Hay varios temas de batalla bastante emocionantes y los temas de cada zona de Shibuya o de alguna tienda son harto entrañables, logran ponernos en los zapatos de Neku y hacernos sentir que en verdad estamos de compras en algún centro comercial en el lejano país del Sol Naciente.

Y por otro lado esta la historia, pero…

Final Remix

Al ser este un Remake optaré por hacer la reseña al estilo de la de Strange Journey Redux, pues lo que arriba escribí aplica tanto para la versión original como para esta última entrega. Pero ¿Qué nos ofrece de nuevo Final Remix? y ¿Vale la pena? Acompáñenme a averiguarlo.


Final Remix es la versión más actual de TWEWY pues habrán de saber que existe una versión anterior llamada Solo Remix y que en un principio salió para el iPad y posteriormente para iOS y Android en general y de la cual Final Remix es port. Tanto en Final Remix como, evidentemente, en Solo Remix todos los gráficos fueron redibujados y adaptados para altas resoluciones.

Jamás pude tocar Solo Remix pero en verdad que cuando vi los hermosos dibujos en 2D de los cuales ya poco me acordaba de los originales tuve el deseo de jugarlo pero lo deje pasar. No fue hasta el año pasado con una serie de diversos anuncios para el Switch que Square-Enix nos sorprendió con la noticia de que TWEWY llegaría a la híbrida de Nintendo.

El juego se ve precioso, de esto no cabe duda, tanto en modo portátil como en modo casero el juego exprime bien a la consola para brillar en cada detalle de Shibuya, que si bien quizá pudieron cargar un poco más en detalles se mantiene fiel al título original pues más que una reinvención de los gráficos originales es una fiel conversión a resoluciones actuales.

Hay que tener en cuenta que en su versión original se empleaban las dos pantallas, y cómo no tienen idea. La versión de DS para mí fue algo complicada pues mientras que en la touch manejamos a Neku con el lápiz en la pantalla superior encontramos a nuestro compañero en la aventura y a él lo manejaremos ya sea con las flechas de dirección o con los 4 botones.


No hice mención de esto en un principio pues en lo personal para mi fue bastante complicado controlar a los dos personajes; era necesaria una visión camaleónica para poder ver lo que ocurría en ambas pantallas y lograr coordinar los comandos necesarios para hacer algún combo en la pantalla superior, de verdad que cuando digo que TWEWY exprimía al máximo al DS es por que así lo hacia.

Final Remix y Solo Remix emplean únicamente una pantalla (¡Gracias a Dios!) y para hacer la conversión a una sola pantalla en Final Remix el uso de nuestro compañero se redujo a un gesto para poder usarlo. En lo personal me pareció un acierto y por la misma mecánica del uso los pude amalgamar a mi forma de juego.

Esto jugándolo en modo portátil pues el modo casero es otra historia. Creo que esta es mi única pega con esta versión pues odié los controles, lo jugué en modo casero por unas tres horas y me bastaron para saber que no es lo mío. El juego hace uso de únicamente un Joy-Con el cual usaremos cómo apuntador y con la palanca podremos mover a Neku.

La conversión es quizá acertada o es lo mejor que se podía hacer pero en verdad que después de dedicarle 80 horas a su primer versión me sentí bastante extraño y confundido con los controles, hay que estar centrando a cada rato el Joy-Con y varios de los pines no funcionaban, o no pude hacerlos funcionar de manera adecuada así que remití a jugarlo exclusivamente en modo portátil.


El uso de la pantalla táctil es muy similar al de DS salvo por que ahora también esta nuestro compañero bajo las indicaciones de nuestro dedo y al ser una pantalla más grande se pueden realizar de forma más precisa cada uno de los movimiento, pero pese a que el Switch el multi táctil no se explotó esta capacidad. Digo, convirtieron algunos pines a modo táctil, los que usaban el micrófono, creo que también pudieron invertir un poco en el uso de la multi táctil en modo portátil.

Final Remix además añade varios remixes del apartado musical y en un principio me parecieron extraños, después de pasar bastante tiempo ya estaba muy familiarizado con los temas, pero a las pocas horas terminé familiarizándome con ellos y tomándoles gusto. Por si a caso, el juego nos permite también cambiar entre el viejo y nuevo soundtrack en cualquier momento.

The World Begins With You

La historia de TWEWY nos transporta a un “actual” Japón, Shibuya concretamente, en donde asumiremos el papel de Neku. El típico chico casi anti social que se encierra en su mundo mediante sus audífonos; de ahí que lo llamen “phones” o “cascos”. Por obra de los Reapers se entera que ha entrado en un extraño y macabro juego.

Al poco tiempo de estar jugando nos enteramos de que en verdad morimos y que ahora estamos en una especie de mundo paralelo; los Reapers llevan a cabo un juego en donde cada día se asigna una misión pero en donde pasada una semana solo un par sobrevivirá.

Para sobrevivir en este extraño Shibuya, mejor conocido en el juego como el Underground, será de vital importancia hacernos de un compañero mediante un pacto; este pacto implica que compartiremos nuestra vida con nuestro compañero y en caso de que alguno de los dos desaparezca en el Underground al otro sólo le quedaran escasos minutos antes de desaparecer también.


La historia va de básicamente por qué están ahí pero algo que me gusta mucho de la historia es el desarrollo de personajes, quizá por la edad en la cual lo jugué o el grupo demográfico al que va dirigido desde un principio hice click con Neku. 8 años después puedo decir que la historia se mantiene vigente pues más que un juego de supervivencia al mero estilo de los Juegos del Hambre es una lección de vida, o mejor dicho, de cómo verla.

Another Day y Next Day

Mencionaré también que la versión de DS la jugué de forma muy simple pues no hice nada del contenido adicional. Incluso ahora en Final Remix tenía mis dudas de hacerlo pero una vez que empecé no pude pararlo.

Uno de los contenidos extras originales es que en cada día hay varias misiones extra por hacer, las cuales son “elimina a tal enemigo”, “encuentra tal ítem” o “responde ahora de tal forma” quizá un poco repetitivas pero al completarlas se nos dará un Secret Report, el cual expande y detalla la historia. Si bien, la historia es buena y bien narrada, hay varios detalles que no se explican y estos Secret Reports expanden la historia y enriquecen el lore de la misma.

También, una vez que acabemos el juego tendremos la oportunidad de hacer el Another Day que es una especie de Spin-Off dentro del mismo juego. Aparecen los mismos personajes pero es una historia totalmente diferente y que poco tiene que ver con la principal (O quizá no). Además de que lo importante en este día no son las batallas si no cierto minijuego que aparece en la historia principal.

Hacer el Another Day fue bastante divertido y en verdad que lo sentí bastante fresco pues nos podemos concentrar meramente en la historia y en las mecánicas de este día adicional y disfrutarlo plenamente. Aunque como en todo RPG en este día reside el “Secret Boss” que todo RPG ha de tener, así que también hay un buen reto por si buscan algo más.


Por su parte Next Day, exclusivo de la versión de Switch, funge como vaticinio de una secuela que ya se vislumbraba desde el Solo Remix pero aquí se nos agrega un día adicional, con nuevos enemigos y un personaje nuevo y muy particular. No todo es historia en este día pues también en las batallas se agrega algo más.

Ahora habrá diversos modificadores en las mismas: El escenario nos hará daño constante, los enemigos se multiplicaran cada cierto tiempo, habrá orbes que nos dañaran o bien la sincronía con nuestro compañero subirá más rápido o al derrotar a los enemigos recuperaremos HP. Estas mecánicas quizá no sean muy revolucionarias pero dan un giro de tuerca a las mecánicas de batallas originales y las hace bastante más cardiacas, por algo el nuevo personaje llama a este día como el Expert Day.

Obviamente no entraré en más detalles pero es contenido que vale mucho la pena incluso aunque nos deje en el clímax de lo que llegará a pasar y termine abruptamente. Ojalá S-E se anime a sacar la secuela, pues ya desde Solo Remix es algo que los fans hemos añorado por largo tiempo.

Sin lugar a dudas es un juego que no me canso de jugar, que valoro como pocos y que en verdad recomiendo; música, gráficos, jugabilidad, contenido e historia, en verdad tiene de todo y da contenido para un largo y agradable rato.


No esperen mucho de los controles con el Joy-Con aunque si es su primera vez quizá se adapten a ellos con mayor facilidad y no como este cascarrabias que prefirió jugarlo en modo portátil todo el tiempo.

Me despido

“S”

Comentarios

  1. Yo soy un defensor a muerte del control del original para NDS. Era complicadillo el hijo de puta y dominarlo es cosa difícil pero a la vez me parecía muy satisfactorio. Por lo que me han comentado el control de esta versión de Switch no está tan fino.

    A mí también me tocó muy chico este juego... tendría unos 13 - 15 años cuando lo jugué (su versión al español vía parche) y me encantó prácticamente todo lo que pasó por las dos pantallitas de mi antigua NDS (DEP). Ya no solo el apartado artístico que a día de hoy se ve de lujo, la banda sonora era una gozada bárbara y definió en buena parte mi gusto musical que a día de hoy conservo en buena medida.

    Para este servidor la adición del Next Day es lo que más me llama de esta versión... a ver cómo Square Enix maneja la saga en un futuro.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Esperemos que S-E no tarde y después de tantos años le de algo a sus fans de esta saga tan olvidada.

      Borrar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Sebolla Choice Awards 2010

La Santa Catarina

Shin Megami Tensei: Devil Summoner: Raidou Kuzunoha vs. The Soulless Army