Red Dead Redemption 2 (Soliloquio)


Qué tal estimados lectores! Cuando juego por lo regular siempre hago un largo soliloquio en Twitter, he decidido empezar a hacer la transcripción de ahora en adelante para tener un poco más de contenido aquí en la Amala. Vaya, no serán reseñas en forma pues ocurren según vaya progresando en el juego pero fungirán como una primer impresión del juego antes de reseñarlo y por si no llego a acabarlo.

Ah, mi relación con Rockstar Games es curiosa. Recuerdo mi primer título fue GTA en el PSX; medio lo jugaba con mi primo pero realmente lo único que hacíamos era destruir y matar, ver quién lograba hacer más caos en la ciudad o quién conseguía los mejores carros. Sin saber inglés jamás avanzamos mucho en la historia pero resultaba grato, también mi primo consiguió una guía con los passwords para el tanque y esas cosas lo que resultó en mayhem total.

De ahí probé el de GBA pero al jugarlo sólo no era tan gratificante así que al poco tiempo creo que lo terminé cambiando por algún otro título. Tiempo después, y con la llegada del PSP, me hice con Vice City Stories.


El juego era considerado como un "must" para la consola en aquel entonces y yo tenía bastantes ganas de volver a jugar un título de Rockstar por aquella época así que salí a comprarlo. VCS era genial, recuerdo que incluso podías ponerle tu propia música; ya se imaginarán: Mi aventura por la ciudad del vicio fue acompañada por temas de Páez, Fobia y Syntek.

El juego logré acabarlo y me entretuvo bastante pero creo que ya desde ese entonces algo me brincaba: Yo no estoy hecho para ser un villano ni para andar matando pobres cristianos, aunque fuesen virtuales. Me resulta estresante y algo acongojante ser el villano, tener que estar huyendo y cuidando mi vida de cualquiera. Quizá por lo mismo en títulos cómo MGS tomo la vía pacífica de no matar a nadie y no ser descubierto, vaya pues, evitar el conflicto y el estrés que pueda venir de soltar un disparo por error.

En GTA no hay posibilidad de esto; te insta a matar, a ser malo e incluso te premia por lo mismo. Viniendo yo de RPGs en dónde uno es el héroe, todos te aplauden y reconocen y se te premia por enfrentar a las huestes del mal; jugar GTA y asumir el papel del protagonista del juego entró directamente en conflicto con mi forma de ser, tanto en los video juegos como en la vida real.

Pero... pero... pero.

Manhunt 2.


Alguna vez alguien me dijo que el juego que más resalta en mi colección es Manhunt 2 y leyendo éste rant creo entender por qué lo dijo y es que el juego es todo eso que odié de GTA pero al cuadrado: más muertes, más sangre, más crudeza y frialdad al momento de enfrentar a los enemigos.

El juego lo veo como muertes, sexo, violencia sin sentido, con un plot interesante pero que, a mi gusto, se ve opacado por el puro placer del mayhem.

Lo sé, SMT tiene bastante de eso más sin embargo no lo vuelve su leitmotiv; esos temas los aborda de manera espiritual, les da valor, los vuelve simbólicos y  especiales (Quizá es también mi firma de verlos IRL) y Manhunt 2 es por el puro placer de hacerlos.

A estas alturas se preguntarán si odié Manhunt 2; la verdad es que me estresó, me causó repulsión y por lo mismo no pude acabarlo. Pero como diría cierto grupo mexicano: Guácala, qué rico! Pese a todo eso encontré cierto placer, quizá culposo, en jugarlo y como propósito está el acabarlo algún día.

Después de Manhunt 2 no había vuelto a jugar nada de Rockstar pero recuerdo que GTA IV me hizo ojitos durante mucho tiempo sin llegar a conseguirlo.

Creo que a estas alturas ya debería de estar ranteando de #RDR2⁠ ⁠pero este largo soliloquio se extenderá aún más por otro tema que considero importante abordar, así que acompáñenme pues es hora de divergir en otro conflicto:

Oh Skyrim, Skyrim.

Skyrim fue un afortunado regalo de navidad y un título que en verdad quise jugar por mucho tiempo. Es realmente épico y en su salida se veía fenomenal, consideré que cómo RPGamer yo estaba hecho para esta clase de juegos pero me topé con pared al poco tiempo pues jamás había entrado directamente en un "open world".

Creo que el título correcto para definirme será jRPGamer, ósea pues, amante de las monas chinas tsundere, de la narrativa por sobre el mundo y cosas kawai en vez de híper realistas. Así pues, al crear esta definición se hace evidente mi conflicto con Skyrim.

El mundo es sobrecogedor, enorme, sin guía y sin rumbo. Al jugador se le da la cualidad de hacer lo que quiera y emprender su viaje hacia dónde más se le antoje sin restricciones evidentes o los sutiles bloqueos por diferencia de nivel y además no se nos instruye como en la mayoría de los jRPG.

Por lo mismo, fue un dolor de cabeza el pasar horas deambulando sin rumbo fijo y al lado del camino, para después adentrarme en la espesura del bosque e ir a parar a una cueva repleta de vampiros a los cuales ni cosquillas pude hacerles; o ir a parar a un fuerte repleto de nórdicos poco amigables que en cuanto me vieron tomaron sus hachas y me dieron caza.

Pero lo peor fue que la inocente Schala, mi personaje, al llegar a una pequeña villa y ver una gallina tomó su espada con la mano izquierda y entonó un épico "Hyap".


La gallina murió y se me partió un poco el corazón al no ver a sus demás amigas gallinas atacarme pero lo peor vino después pues todo el pueblo me dio caza; tomaron sus trinches, antorchas y armas y cual si del peor animal se tratase me dieron persecución por largo rato. Terminé siendo la peor persona del mundo, o mejor dicho de Skyrim, cada vez que me acercaba a la villa me agredían y todo por una gallina.

Como jRPGamer otro conflicto que tuve es que estoy acostumbrado a ser el héroe y que por lo mismo pueda entrar a cualquier casa y tomar todos los bienes necesarios para salvar al mundo, romper las vasijas de la casa e incluso tomar el dinero de los pueblerinos a sabiendas ellos de que ese dinero será invertido en armas para derrotar al mal que recae sobre el mundo en turno, o quizá será invertido en casinos y comprar atuendos que resalten ciertos atributos de acuerdo al género de quién las use.

Pero en Skyrim si robas te dan persecución, si te metes a una casa hay persecución; si por error le das con la espada a alguien del pueblo por querer probar tu nuevo filo dará como resultado una persecución. Por lo mismo, a las 15~20 horas lo dejé y quise volver a intentarlo con Skyrim para el Switch pero el resultado fue el mismo.

Cabe señalar, y saben, que después de Skyrim jugué joyas como Xenoblade, concretamente X, y Breath of the Wild: "Open worlds" que poco te guían, juegos en los cuales puedes llegar a casi cualquier punto en donde pones la vista y que son igual de sobrecogedores, pero su principal diferencia es que los habitantes no son hostiles.

Ok, ya vimos que la violencia y la hostilidad son cosas que no me agradan en los video juegos y que generan ciertos conflictos con mi forma de ser tanto al momento de jugar como en la vida real, así que, qué chingados hago jugando #RDR2? Pues verán, después de la linealidad de DQXI se me antojó algo más abierto y ese antojo por algo de Rockstar seguía aún vigente en estas fechas.

Llevo relativamente poco en el juego y de verdad me ha estado costando algo de trabajo pues en el juego tomas el papel de un forajido en el antiguo oeste y el principal objetivo de las misiones que he hecho es "ve y mata a esta persona" además de que todos son super hostiles. En diversas ocaciones me ha pasado que a lo lejos veo una fogata y al llegar resulta que son otros forajidos los cuales se molestan por acércate a su campamento y enseguida desenfundan las pistolas.

También, recorriendo el basto y hermoso mundo, me ha tocado que me topo con algún viajero y al acercarme se enojan y recurren a la violencia. Qué les pasa? Quiero saber del mundo, de lo que hacen o escuchar las típicas charlas genéricas.

Sumado a esto he de agregar que estoy manco para esta clase de juegos: me cuesta sacar la pistola y apuntarle a cualquiera, lo cual resulta un obstáculo en esta clase de juegos. No estoy hecho para los juegos de acción.


Después de tirarle al juego vienen las flores. El mundo es hermoso; quizá no crecí viendo las películas de Eastwood o esos clásicos Spaghetti Westerns de culto pero crecí con mis vaqueros de plástico y me agrada mucho Volver al Futuro III además saben lo fan que soy de Westworld y ya nada más para agregar, mi capítulo favorito de Rugrats es en donde son vaqueros, al igual que los de Bob Esponja; sé que no son las mejores referencias pero cuándo no me imaginaba en una nave espacial, matando dragones o en Japón la cuarta opción siempre fue el lejano oeste y el juego logra materializar esas ganas de andar a caballo, de forma un tanto hostil.

Además de que resulta muy satisfactoria la exploración, quizá no se premia al jugador por llegar a todos los lados o descubrir alguna cueva pero las vistas que tiene el juego en verdad me han dejado sin habla. El mundo se siente vivo: la fauna, el clima, las personas y los eventos que en él suceden logran una inmersión que dota de cohesión al hilo argumental con los eventos que pasan.

Los detalles abundan por doquier: panfletos, notas, o anuncios en el juego permiten verlos de cerca y contemplar sus detalles e incluso encontrar alguna pista para un posterior evento o locación. También se incita al jugador a obtener recursos ya sea casando o robando, para después comer, hacer una fogata o venderlo a algún valuador.

Si bien no podemos hacer a nuestro personaje se nos permite personalizar al protagonista de la historia tanto con ropa como con cortes de cabello y barba. Las armas son variadas y de igual forma se nos permite darles un toque personal a las mismas.


Pero lo que terminó por atraparme fue la historia, si bien inicia un tanto floja es el desarrollo del protagonista el que me ha atrapado y es que pese a ser un villano el mismo tiene siempre la opción de hacer las cosas “bien” e incluso hay una barra que nos indica cuán buenos o malos estamos siendo. Por la mañana hice una misión que me permitió empatizar con el protagonista y ponerme en sus botas.

No prometo terminarlo, pero si la historia se sigue tornando cada vez más absorbente sin lugar a dudas habrá una reseña por aquí; eso si mis nervios y mi poca habilidad lo permiten.

Me despido.

"S"

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Sebolla Choice Awards 2010

La Santa Catarina

Shin Megami Tensei: Devil Summoner: Raidou Kuzunoha vs. The Soulless Army